jueves, 13 de diciembre de 2012

LA SOBRECOGEDORA HISTORIA DE EDDIE (2ª PARTE)

Pronto Eddie empezaría a dar muestras del profundo vacio existencial que reinaría su alma a partir de este momento, y que acabaría rompiendo en pedazos el brillante futuro que tenía por delante. En un partido con los Pirates, Griffin intercambió unas palabras con su compañero de equipo Ty Shyne por no pasarle el balón en un par de acciones. En el vestuario las palabras desembocaron en un puñetazo en el ojo de Shyne que necesitó puntos de sutura.

Al finalizar la temporada, decidió dar el salto a la NBA. Así que, tras solo un año en la universidad, se presenta al draft de 2001, draft en el que fue elegido en séptima posición por los Nets, que lo traspasarían de inmediato a los Rockets a cambio de Jason Collins, Brandon Armstrong, y los derechos de Richard Jefferson.

En su temporada de novato en Houston, promedió 8,8 puntos, 5,7 rebotes y 1,8 tapones, entrando en el segundo mejor quinteto de Rookies. Datos alentadores que arrojaban un fino halo de esperanza para el futuro del joven forward. Tal vez se cumplirían los pronósticos y se convertiría en poco tiempo en un jugador determinante en la liga.

Pero nada de eso ocurrió, su temporada como novato fue tan solo un espejismo. En la siguiente temporada, la 2002/2003, se le presentaron cargos por posesión de marihuana.Al poco tiempo después, pierde un vuelo previo a un partido y permanece durante dos días sin contactar con su equipo. Es suspendido dos días pero cuando el equipo regresa a Houston se pierde el entrenamiento y lo suspenden indefinidamente. Mientras, tiene nuevos problemas legales al ser acusado por su exnovia Joann Romero de golpearla tres veces en la cara y dispar contra ella con una arma de fuego cuando esta se alejaba con el automóvil.




Como consecuencia de todos estos acontecimientos los Rockets rescinden su contrato. La imagen mostrada por Griffin como profesional y como persona, era realmente lamentable. Pero pese a ello, seguía siendo un jugador bien cotizado entre las franquicias NBA. Menos de 2 meses después, los Nets firman un nuevo contrato con el jugador. Pero de nuevo, el joven pívot protagoniza otro incidente delictivo. Eddie, en puro estado de embriaguez echa abajo la puerta de la habitación de un hotel donde se encontraban dos recién casados. Todo esto después de colisionar su coche contra la fachada del inmueble. Mientras se investigan estos hechos, el nuevo jugador de los Nets recibe una factura de hotel en el cual había pedido 22 bebidas alcohólicas a su habitación en una misma noche. Sus problemas con el alcohol estaban acabando con su carrera. Así que, en un intento de reenderezar los cauces de su vida, Griffin ingresa en un centro de desintoxicación, el Betty Ford Center, para acabar con su adicción al alcohol. Por lo que se pierde por completo la temporada 2003/2004 sin llegar a debutar nunca con los Nets.


Pero pese a todo esto, la NBA se resistió a dar por perdido a un joven talento del calibre de Griffin, había que darle otra oportunidad. Y esa oportunidad se la dieron los Timberwolves, por petición personal de su técnico Kevin McHale, y le firmaron por una temporada. McHale hizo de Griffin su proyecto personal, y le asignó un lugar en el vestuario al lado de Kevin Garnnet, quien sería su tutor.En su primer año en los Wolves (2004/2005), cuajó una buena temporada, con promedios de 7’5 puntos, y 6’5 rebotes, en 21 minutos de media. Cifras que le valieron para que le prorrogasen su contrato dos temporadas mas.


Por fin parecía que Eddie encontraría su lugar en la liga. Por fin hallaría la paz interior necesaria para dejar a un lado su adicción al alcohol y centrarse de una vez por todas en desarrollar todo su baloncesto. Pero de nuevo, Griffin cayó derrotado por los demonios internos que prendieron su alma en el mismo instante en que su hermano Marvin dio su último aliento.

CONTINUARÁ.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario